¿Tienes hábitos de autodescuido o que te desempoderen? ¡únete al reto!

Lenguaje no sexista: nombrar para cambiar el mundo [+ Descargable Feminismo y Lenguaje]

Lenguaje no sexista. Formación feminista.

Lenguaje no sexista: nombrar para cambiar el mundo

(Si solo te interesa el descargable Feminismo y Lenguaje, ve al final del post)
El objetivo del feminismo es, y ha sido siempre, la emancipación colectiva de las mujeres y el reconocimiento de su estatus como sujetos de derechos. En su recorrido, probablemente, ha sido uno de los movimientos menos violentos y más inclusivos de la historia. En ese recorrido el feminismo ha analizado todos los aspectos de las sociedades para detectar desigualdades y erradicarlas con la mira puesta en dicha emancipación colectiva. 
Lenguaje es la capacidad propia del ser humano para expresar pensamientos y sentimientos por medio de la palabra. Y también el sistema de signos que utiliza una comunidad, una colectividad, para comunicarse oralmente o por escrito.
Si escuchas o lees Feminismo y Lenguaje ¿qué es lo primero que viene a tu cabeza? No hay que tener una bola de cristal para decir que el lenguaje no sexista. Y a saber qué piensas del lenguaje no sexista. Para no tener que imaginarlo te invito a completar este cuestionario: ¿Y tú qué piensas del lenguaje no sexista? Te guste o no te guste el lenguaje inclusivo ¡déjanos tu opinión!
Porque no es solo el requetemanido “todos y todas” y las miembras y portavozas, o "la periodista y el periodisto" que dicen que acabaremos diciendo.

Cuando el lenguaje nombra, inevitablemente delimita, ordena, clasifica y valora; genera significaciones que existen como tales gracias al lugar que ocupan entre otras significaciones; produce, por tanto, una realidad cultural allí donde había naturaleza.
(Estela Serret, filósofa).

El producto más importante y determinante que posee una lengua es transmitir una visión del mundo. La palabra es el vehículo de nuestra visión del mundo, de nuestro pensamiento. Hablamos como pensamos, escribimos como pensamos. Lo que se dice y cómo se dice, y lo que se calla y el porqué se calla, pueden tener el mismo valor en un discurso.
De forma subliminal el lenguaje contribuye a afianzar la desigualdad porque ejerce una influencia directa en los pensamientos individual y colectivo. Las palabras las carga el diablo, dicen. Y el diccionario, digo yo.
El Lenguaje da voz a las sociedades y a quienes las componen y crea modelos de identificación. La Lengua, por sí, no es sexista, pero en la Lengua intervienen no solo hablantes, sino quienes tienen la importante tarea de limpiarla, fijarla y darle esplendor.
Quienes dan cuerpo a la gramática, a la sintaxis, quienes deciden qué palabras se definen y cuáles no en un diccionario. Quienes dan contenido a las diferentes acepciones, quienes señalan que marcas son necesarias son personas que portan todos los prejuicios de las sociedades a las que pertenecen. Y son esa gramática, esas reglas y no otras, esas definiciones y no otras las que hacen que el sexismo cale y se afiance en nuestra visión del mundo.


Una lengua es un cuerpo cambiante que se adapta para seguir cumpliendo su función y que, por más que alguien se aferre a la tradición para justificar su inmovilidad, no deja de transformarse ni un solo instante. Ni el lenguaje ni la lengua son algo acabado, cerrado, constante, invariable ni terminado.
Te digo abiertamente que este no es un post sobre lenguaje no sexista, ni sobre lenguaje inclusivo. No hablaré de "ballenas y ballenos". Ni te diré cómo hablar. Este es un post para pedir que tomes una decisión consciente sobre vuestra forma de representar a las mujeres al hablar, al escribir, al imaginar el mundo.  
No porque yo lo diga. No porque la RAE lo diga. No porque haya gente conocida que abogue por una solución o la contraria. Quiero que nombres a la mitad de la humanidad o dejéis de hacerlo como una forma personal de cambiar el mundo o mantenerlo como está. Una que no necesita ni de presupuestos, ni de reales decretos, ni de leyes ni de decisiones judiciales. 
Como feminista mi lengua “materna” me impide expresar con corrección, claridad y concisión mi visión del mundo. Por eso desde 2013 hago con la ayuda de mujeres y hombres feministas la campaña Golondrinas a la RAE que pone de manifiesto el sexismo en la RAE y el DLE. ¡Y este 23 de abril de 2018 será ya la XI incursión!

Nombrar no hace verdad o, paralelamente, las cosas, las ideas, las personas no dejan de existir si no se las nombra; pero la existencia no es solo ser sino también estar. Hay lenguas como el francés (être) o el inglés (to be) que usan un solo verbo para ambas acciones. En español distinguimos (miren que si estamos duplicando y atentando contra la economía del lenguaje…) pero resulta que a pesar de que nuestra comunidad ha creado dos formas diferentes para expresarlo, se nos quiere hacer creer que estar es necesario solo a veces… si eres mujer.
No quiero destruir el castellano, ni hacerlo ininteligible: quiero que me dote de herramientas para nombrarme, para nombrarnos a quienes estamos en toda nuestra diversidad.
Y me gustaría que hoy, tras leer, te preguntes si al hablar y escribir estás expresando tu visión del mundo o la de quienes, hace siglos, fijaron unas normas determinadas porque su mundo y la sociedad tenían una forma de ver y entender el mundo que no es la que hoy tenemos. De un mundo que era, no ya distinto del que habitamos (que es o quiero creer que es obvio) sino del que queremos tener.
En campañas como #GolondrinasalaRAE trabajamos para acelerar los cambios más necesarios. Y no estaremos tan locas cuando en la 23ª edición y las posteriores revisiones en el diccionario en línea se han eliminado más discriminaciones que nunca en sus historia. No importan los graznidos que pretenden ser rugidos del machismo recalcitrante. Si hablamos para crear el futuro que deseamos somos imparables. No hay una fórmula mejor para que el español sea no solo una lengua viva y sana, sino un reflejo fiel de una sociedad con nuevos valores.
La Lengua es un sistema abierto al cambio que nos permite, con total complicidad, decir y hacer lo que queremos decir y hacer. 
La clave no es, como decía,  qué dice que hay que decir la RAE, qué nos dice la gramática, que dice el Feminismo o que digo yo. 
La clave es tu respuesta a la pregunta ¿qué quiero hacer yo?


María S. Martín Barranco
Si el tema te interesa, puedes descargar el material de la Conferencia "Feminismo y Lenguaje" impartida el 4 de marzo de 2018 en la Facultad de Filosofía y Letras de Universidad de Granada





Comentarios

  1. Increíble post e increíble el documento que se adjunta. Perfectamente documentado y argumentadoargumentado para poder defendernos cuando nos ataquen por usar lenguaje inclusivo .
    Muchas gracias por el currazo.
    Pilar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Pilar. Pronto habrá dos libros sobre el tema, os lo contaremos cuando estén publicados :)

      Eliminar

Publicar un comentario

Debido a la insistencia de determinados machistas aburridos, nos hemos visto en la obligación de administrar la moderación de entradas. Este blog no publica ningún comentario que contenga enlaces. Lamentamos las molestias para el resto de participantes. Gracias por vuestra comprensión.