Diferencias entre equidad e igualdad


Diferencias entre equidad e igualdad

   Antes de poder hablar de Equidad o de Igualdad parece inevitable hacer una precisión terminológica que puede parecer baladí, pero que para quienes hablamos de género desde una y otra orillas del Atlántico, aporta ricos matices en la comprensión de los datos que se conocerán. Este blog, Especialista en Igualdad, se decantó por una sola de ellas. La asociación que nos ampara, Equidad e Igualdad, incluye ambas. En España y los países de la Unión Europea los indicadores, las leyes, la evaluación,  la formación feminista y la producción académica hablan casi exclusivamente de Igualdad, en América latina de Equidad.

¿Cuáles son las diferencias entre esos términos (equidad e igualdad)?

   En teoría, Equidad e Igualdad son dos principios estrechamente relacionados, pero distintos. La Equidad introduce un principio ético o de justicia en la Igualdad. La equidad nos obliga a plantearnos los objetivos que debemos conseguir para avanzar hacia una sociedad más justa. Una sociedad que aplique la igualdad de manera absoluta será una sociedad injusta, ya que no tiene en cuenta las diferencias existentes entre personas y grupos. Y, al mismo tiempo, una sociedad donde las personas no se reconocen como iguales, tampoco podrá ser justa. En palabras de la extraordinaria Amelia Valcárcel «la igualdad es ética y la equidad es política».[i]

   La igualdad de género es un principio jurídico universal, reconocido en diversos textos internacionales sobre derechos humanos, como la “Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer” (Asamblea General de las Naciones Unidas, 1979, ratificada por España en 1983) o “Conferencias mundiales” monográficas (Nairobi 1985; Beijing 1995), además de un principio fundamental del Derecho Comunitario en la Unión Europea y un principio constitucional.

   El concepto de Igualdad tiene legalmente dos vertientes protegidas por igual: la igualdad formal (o ante la ley) y la igualdad real (que contempla tratar de forma desigual a quienes son desiguales). Siempre que hablemos en este Módulo de Igualdad en el contexto español me referiré por tanto a lo que en Latinoamérica se llama Equidad y en no a un concepto igualitarista, es decir, que hay que ser tratados siempre del mismo modo sin tener en cuenta el punto de partida diferenciado de mujeres y hombres.

   El concepto de igualdad de género parte de idea de que todas y todos somos iguales en derechos y oportunidades. La Igualdad es una meta a conseguir.  El problema aquí es que se parte del hecho real (no ideal o de finalidad) de que no tenemos las mismas oportunidades, pues éstas dependen del contexto social, económico, étnico, político y cultural de cada persona.

   De acuerdo con el FIDA (International Fund for Agricultural Development, IFAD) por igualdad de género se entiende una situación en la que mujeres y hombres tienen las mismas posibilidades, u oportunidades en la vida, de acceder a recursos y bienes valiosos desde el punto de vista social, y de controlarlos. El objetivo no es tanto que mujeres y hombres sean iguales, sino conseguir que unos y otros tengan las mismas oportunidades en la vida.

    Por equidad de género se entiende el trato imparcial entre mujeres y hombres, de acuerdo a sus necesidades respectivas, ya sea con un trato equitativo o con uno diferenciado pero que se considera equivalente en lo que se refiere a los derechos, los beneficios, las obligaciones y las posibilidades. En el ámbito del desarrollo, por ejemplo, el objetivo de lograr la equidad de género, a menudo exige la incorporación de medidas específicas para compensar las desventajas históricas y sociales que arrastran las mujeres. Por ejemplo, en algunos institutos políticos se generan las llamadas cuotas de género en la estructura de toma de decisiones, que garantizan un número mínimo de participación de mujeres con lo que se trata promover la participación de éstas y eso no es injusto para otros hombres que también quisieran estar en la estructura de toma de decisiones, sino que obedece a una cuestión de desventaja histórica de las mujeres en la participación política.

   La igualdad de género es positiva, pero para que ésta se dé debe haber una equidad de género, teniendo ésta en cuenta como punto de partida las diferencias existentes en los distintos grupos de la sociedad y la creación de condiciones para que estas diferencias no impidan que se tenga acceso a las mismas oportunidades de desarrollo económico, personal, político, etc. Por ejemplo, las diferencias de oportunidades existentes para estudiar entre hombres y mujeres son diferentes en el ámbito rural y el urbano por ser dos contextos muy distintos.

   Es por eso que, desde la perspectiva de equidad de género, se deben tomar en cuenta las condiciones diferentes de las que parten mujeres y hombres y plantear opciones para que ambos puedan desarrollarse de igual forma con las mismas oportunidades. Por ejemplo, se debe reconocer que las mujeres hoy por hoy tienen mayores obstáculos para acceder a puestos laborales altos, a un sueldo equivalente al que le pagan a un hombre por hacer el mismo trabajo.


De acuerdo con la ONU, la: “Igualdad entre los géneros implica igualdad en todos los niveles de la educación y en todos los ámbitos de trabajo, el control equitativo de los recursos y una representación igual en la vida pública y política.”

¿Equidad o Igualdad?


   Ambas, pues la Igualdad solo como declaración jurídica o Igualdad ante la ley no consigue la Igualdad real y efectiva. Por otro lado, políticas que tiendan únicamente a corregir las desigualdades podrían desembocar en actuaciones tan concretas y delimitadas en el tiempo que el largo plazo y la Igualdad como objetivo quedaran como simple utopía.

María S. Martín Barranco

@generoenaccion


Extraído del Curso de de Sensibilización en Género de la EVEFem , Escuela de formación feminista cuya cuarta convocatoria comienza el 1 de septiembre de 2017. Información en info@evefem.com

.


[i] Revista Latinoamericana de Estudio Familiares. Vol. 2, enero-diciembre, 2010. pp. 98 – 116.

Comentarios

  1. Felicidades... namaluc ¡te ha nominado!
    http://namaluc.wordpress.com/2013/11/09/liebster-award-concedido-a-namaluc/

    ResponderEliminar
  2. Falta igualdad ante la ley , o literalmente no discriminacion por razones de sexo que viene a ser lo mismo, cosa que nuestra querida ley de violencia de genero se salta a la torera.

    ResponderEliminar
  3. Eduardo, su cortedad de miras solo tiene comparación con la cantidad de tiempo libre que emplea en mostrarla al mundo. Monotemático, se llama eso.

    ResponderEliminar
  4. Argumento ad hominem
    La verdad o falsedad de un argumento no dependen ni de la vida de quien lo emite ni de las circunstancias especiales en las que se encuentra.En su libro Introducción a la lógica, Irving Copi (1917-2002) sostiene que se cae en esta falacia lógica cuando en vez “de tratar de refutar la verdad de lo que se afirma, se ataca al hombre que hace la afirmación”. Es la salida de los que no tienen argumento para defender lo que postulan ni saben disentir razonablemente.

    ResponderEliminar
  5. Eduardo... Te recomiendo que argumentes tu afirmación sobre la "Ley de Violencia de Género". De ese modo sería posible el debate. Tal y como te has expresado, con responderte que "no discrimina" sería suficiente.
    Por cierto, otro día podemos debatir también sobre el "lenguaje sexista" y el "uso sexista del lenguaje", que con intención o sin ella quedan reflejados dos veces en tu última intervención. ("Argumento ad hominem"/ "se ataca al hombre")

    Raquel Sanz García

    ResponderEliminar
  6. Buenas Raquel,
    si tan facil es rebatirme porque no empezo por ahi ? Curioso. Si quieres argumentos puedo darte varios a sin pensar demasiado se me ocurren:
    -Abogado gratis
    -Ayudas economicas
    -Se acepta el testimonio del acusador como prueba de cargo( no pasa en ningun otro delito)
    Se me ocurren estas tres sin pensar demasiado, las cuales no se aplican a un hombre maltratado.
    Sobre el dicho en latin, veo que no lo entiendes,asi que si quieres te lo explico, solo pidamelo ;)
    Lo ultimo no se si lo entendi bien,Uso lenguaje sexista por usar un dicho en latin¿
    saludos

    ResponderEliminar
  7. Buenas Eduardo,
    Supongo que no te rebatió por hartazgo.
    Respecto a lo de los tres argumentos que expones sobre la discriminación en la Ley, en principio me parecen justificados por la situación de desprotección de la víctima pero voy a dejar que lo rebatan personas con mas conocimientos en la materia porque no puedo hablar con propiedad sobre este tema en concreto.
    Sobre "lenguaje sexista" y "uso sexista del lenguaje" si que puedo opinar con conocimiento. No domino el latín, pero sí Google y encontré que "Ad hominen" significa "contra el hombre". Cuando para referirse a las personas se utiliza como genérico la palabra "hombres" queda reflejado claramente el androcentrismo. La construcción y el uso del lenguaje reflejan una realidad social pero también en ocasiones tienen el poder de cambiarla. Criticar estas estructuras, no es "rizar el rizo" pues el lenguaje influye directamente en nuestra manera de entender la realidad. Por ejemplo es por este motivo que se ha pasado del término "inválidos" a "personas con discapacidad" y ya actualmente "personas con diversidad funcional" provocando un cambio en la manera de comprender la realidad de estas personas. Son muchos los ejemplos de lenguaje sexista y también de uso sexista del lenguaje. Entiendo que no vamos a andar cambiando construcciones del latín ni tampoco citas literales de otras personas, pero sólo quería hacerte notar como el lenguaje o su modo de utilizarlo es en muchas ocasiones androcentrista, lo cual como decía es reflejo de una sociedad.

    Raquel Sanz García

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Homo" significa "Hombre", y hombre según la RAE significa lo siguiente:

      Del lat. homo, -ĭnis.

      1. m. Ser animado racional, varón o mujer. U., seguido de un complemento, para hacer referencia a un grupo determinado del género humano. El hombre del Renacimiento. El hombre europeo.

      Aunque coloquialmente se utiliza la palabra hombre para referirse al varón, posiblemente porque en los tiempos remotos solo se consideraba a los varones como seres racionales. En ocasiones el lenguaje incluyente es cacofónico, redundante y tedioso. Otras veces es absurdo por ejemplo; la palabra conductores es asexuada, sin embargo, se insiste en algunos textos en que debemos mencionar tanto a los conductores como a las conductoras. Hay águilas hembra y macho, el sol y la luna no tienen sexo "los gremios tampoco"...Por supuesto, existe el machismo y también el hembrismo. Es verdad que historicamente las mujeres han sido desfavorecidas, pero no es justo que los hombres del presente paguen las culpas de los hombres del pasado...las leyes mexicanas son sobreprotectoras con la mujer, y ¿no es eso una forma de considerarles inferiores?

      Por ejemplo: pena mayor para el feminicidio, como si la vida de las mujeres fuera más valiosa que la de los hombres. El supuesto agravante es la discriminación en la privación del derecho a la vida por ser considerado un crimen de odio; pero no podemos juzgar a una persona por quien es, "sino más bien por lo que hace, las intenciones al cometer el ilícito son irrelevantes, el hecho es que se ha privado dolosamente a una persona y debe juzgarse de la misma manera, sea la víctima mujer o varón. Por supuesto deberá juzgarse si existieron agravantes como; premeditación, alevosía, ventaja o traición...pero el sexo o género no deben ser tomados como agravantes sino más bien analizarse las 4 anteriores.

      Interesante blog, y más interesante aun: "que se respeten los diferentes puntos de vista" "no se trata de una guerra de sexos"...

      Eliminar
  8. Muchas felicidades, excelente artículo y forma de debatir. ¡Admirable!

    ResponderEliminar
  9. La igualdad al menos es neutral y clara; pero la equidad se convierte en una forma más de ser arbitrario y llevar al absoluto en un cierto criterio. Es exactamente lo mismo que sucede con cualquier fundamentalismo; en nombre de un supuesto valor, creen que tienen derecho a imponer sus criterios por la fuerza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Excelente comentario. La equidad es igualdad de resultado y la única comunidad que lo logra realmente es la de lo muertos. Se presta para una narrativa de opresión y privilegio absolutos y termina convirtiendo la situación en una mero juego político, entonces en efecto, contrario al dicho de Valeria Valcárcel "la igualdad es ética y la equidad es política"

      Eliminar
  10. La igualdad no discrimina, la equidad necesariamente discrima. Por ello la equidad necesita de un principio ideológico (político, jurídico) con el que discriminar. La igualdad no lo necesita.

    ResponderEliminar
  11. La equidad debe usarse con cuidado. Está bien para, por ejemplo, pagar la misma cantidad de seguridad social debido a los gastos médicos extra que supone la maternidad y similares, pero plantea un dilema, por ejemplo, el doble baremo en las pruebas mínimas en cuerpos de bomberos, por ejemplo. Esas pruebas mínimas determinarán que un funcionario del estado sea capar de moverme en una situación de vida o muerte o no.

    ResponderEliminar
  12. Me queda la duda si la siguiente cita no está invertida, según lo que menciona este mismo texto: "En palabras de la extraordinaria Amelia Valcárcel «la igualdad es ética y la equidad es política»"
    ¿No sería: "la Igualdad es política y la equidad es ética" ?

    ResponderEliminar
  13. esta muy interesante gracias

    ResponderEliminar
  14. Muy buen tema! Gracias!!

    ResponderEliminar
  15. Excelente artículo y muy esclarecedor en el uso de los términos lingüísticos.

    ResponderEliminar
  16. Me encantan estos debates, pues estoy aprendiendo derecho y me aclaran ciertas dudas. Muy bueno, gracias

    ResponderEliminar
  17. No seria mas productivo proponer alternativas, estrategias e iniciativas que reduzca la discriminación, la exclusión, las desigualdades de cualquier tipo, que enfrascarse en una discusión bizantina sin trascendencia?

    ResponderEliminar
  18. Un hombre actual no es culpable de dicha desventaja histórica, las cuotas de género parten de una injusticia. Yo no tengo que pagar por lo que otros hicieron en el pasado, menos por el simple hecho de ser hombre, no soy culpable de que en el pasado haya existido machismo. ¿Entonces no seré aceptado en algún empleo porque se debe cubrir una cuota de mujeres? Absurdo.

    ResponderEliminar
  19. Este articulo transgrede todas mis problematicas de genero como hombre hetero adolecente y deja en la posición de victimario aventahjado y descartable de siempre :D

    ResponderEliminar
  20. Esto debería llamarse "especialista enfeminismo" o ya de lleno"que malos son los hombres y cuanto sufren las mujeres"

    ResponderEliminar
  21. no entendí nada de nada

    ResponderEliminar
  22. Hola, les mandé un correo para pedir información sobre su curso, pero me lo rebotó postmaster... ¿será que ustedes se puedan contactar conmigo? Mi correo es: lorrainecheerleader@gmail.com
    Gracias :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Disculpas, Lorraine, en este mismo momento estamos enviando la info. Gracias por el interés.

      Eliminar
  23. 0LAS M3 ILLAMO JUANITO ALCACHOFA COMO LES A IDO ????! ESTE NO SE Q DECIR EQUIS DEEEEEE ME GSTO MUCO ESTE BLOG PUDE COPIAR Y OPEGAR MI HOMEWORK PARA LA CLASE DE CIBICA ASIQ TKZ ;

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Puedes usar el material claro. Pero, por fa vor, cita la fuente. Un saludo y gracias.

      Eliminar
  24. comparto la opinión de muchos comentarios que realizan aquí, el lenguaje es claro y aporta mucho a la discusión y trasformación cultural.

    ResponderEliminar
  25. Me encantó el artículo, muy lúcido y sobre todo inspirador en su planteamiento feminista.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Debido a la insistencia de determinados machistas aburridos, nos hemos visto en la obligación de administrar la moderación de entradas. Este blog no publica ningún comentario que contenga enlaces. Lamentamos las molestias para el resto de participantes. Gracias por vuestra comprensión.