¿Tienes hábitos de autodescuido o que te desempoderen? ¡únete al reto!

12 pasos para informar bien sobre violencia machista [+ Mini guía descargable]

Formación feminista. Evefem.com

12 pasos para informar bien sobre violencia machista [+ Guía descargable]

El mes pasado España conmemoraba el aniversario de la muerte de Ana Orantes, una mujer asesinada en 1997 por su esposo por atreverse a levantar en televisión el velo de silencio que hasta ese momento cubría a las víctimas. Ana fue a un programa de televisión y contó el calvario personal y judicial y su miedo a morir a manos de su ya entonces exmarido. Su vaticinio se cumplía y era asesinada por él unos días después.
Ese asesinato supuso un antes y un después. Los medios tomaron la voz e hicieron visible un problema que hasta ese momento "se hablaba en casa", y, como mucho, aparecía en las páginas de sucesos.
Desde entonces hasta hoy parece haberse desandado una parte del camino y los medios de comunicación eluden sistemáticamente su reponsabilidad ante la sociedad. Si son el 4º poder solo lo ejercen para apuntalar la violencia contra las mujeres en la mayor parte de los casos.
Tienen los enlaces de la noticia en 1997. Pueden ver noticias de 2017 y ¿creen que se informa mejor? ¿Se ayuda a entender mejor por qué pasa? ¿Contribuye la noticia a entender cómo evitarlo, detectarlo? 
Hace unos años, recién llegad a Twitter, redacté una serie de tuits indignada ante el modo de informar sobre violencia de género. 

Por desgracia, sigue haciendo falta.

1. No nos morimos, nos matan. 

El lenguaje es muy importante y la forma en que se usan los verbos en un titular, clave para hacer entender el porqué de la violencia de género. Recordemos las noticias del terrorismo de ETA: no decíamos mueren por terrorismo, sino el terrorismo mata.

2. No preguntes al vecindario, sino a personas expertas. 

El tiempo y el espacio son preciosos en los medios, hay que rentabilizarlos al máximo con el objetivo de informar para sensibilizar y prevenir. Una persona experta puede aportar información interesante sobre por qué pasa, cómo evitar que vuelva a suceder. Nos ayuda a entender.

3. Los detalles del “cómo” son innecesarios. 

Si fueron 13 puñaladas, había sangre en toda la escalera o estaba desmembrada no aporta más que morbo. El drama de esta situación no es cómo nos matan sino por qué: nos matan por ser mujeres.

4. La nacionalidad es intrascendente. 

Hacer hincapié en la nacionalidad nos sitúa en una situación que percibimos como extraña y ajena a nuestra realidad social. Matan a mujeres en todo el mundo hombres de todas las nacionalidades.

5. No hoy justificación: ni celos, ni drogas, ni alcohol… 

Ya lo hemos dicho pero no está de más repetirlo. Las drogas, el alcohol o los celos pueden ser desencadenantes de la situación violenta pero hay un motivo previo: un hombre que cree que una mujer tiene la obligación de obedecerle y él el derecho de castigar las contravenciones a esa regla. El alcohol, los celos, las drogas, un comportamiento de ella que no se ajuste al socialmente establecido no justifican, solo son una excusa para maltratar.

6. No es un “suceso”, ni una “lacra” es un problema estructural. 

No es una interrupción de la normalidad que se produce de forma aleatoria o sorpresiva. Es un problema social con raíces estructurales, culturales, económicas y sociales, que se puede prevenir. Y hay que repetirlo incansablemente para hacer consciente al total de la población de su responsabilidad.

7. No des datos que identifiquen a la víctima o a su familia. 

Nada de fotos del portal viéndose el número, del balcón o de descripciones con profusión de detalles de la familia o la situación personal. Por supuesto, nada de imágenes ni de la víctima ni de familiares.

8. No es una disputa, es violencia de género, violencia machista, terrorismo machista, feminicidio. 

La desigualdad de poder es el motivo. Se puede llamar de muchas formas siempre que se eviten otras, completamente descartadas por expertas y expertos. No decir nunca: crimen pasional, violencia de pareja, violencia doméstica o disputa conyugal.

9. Cuidado con fuentes oficiales, suelen ser profusas en detalles morbosos o innecesarios. 

Hay detalles que pueden ser importantes en una investigación policial, pero completamente fuera de lugar en la información pública. 


10. No recojas el “era muy bueno”, “saludaba siempre” sin contextualizar. 

En contextualizar se incluye muy especialmente el caso de haber o no denuncias previas. Sin contexto, el señalarlo puede culpabilizar a la víctima si no denunció. Si denunció y no se contextualiza puede desmotivar a quienes pasan en este momento por una situación de violencia machista.

11. Violencia de género no es solo la que mata. 

Visibilizarlas todas es prevenir. Evitar la muerte es difícil, pero hacer que se reconozcan las violencias previas que permiten que la violencia de género llegue a su máxima expresión de horror, es un poco más fácil. El control de la otra persona, las bromas sobre la violencia machista, la publicidad sexista, la naturalización de las desigualdades de poder, el cómo se dan de forma diferenciada noticias sobre mujeres y hombres en todos los departamentos de un medio, pueden contribuir a erradicar del imaginario colectivo la desigualdad que lleva a la violencia. También a anclarla y afianzarla.

12. Recuerda siempre el teléfono de emergencia y si deja o no rastro en la factura.

Por último, hay una situación que puedes imaginar para hacer “la prueba del algodón” al enfoque de tu noticia sobre violencia de género: si al leerla un maltratador puede sentirse justificado o tiene la posibilidad de usarla para decirle a su víctima “así te vas a ver”, revísala. Tu noticia debe dar aliento a las víctimas, facilitar que la sociedad las apoye y las comprenda y dejar en evidencia al maltratador.

Al redactar una noticia puedes contribuir a erradicar la violencia machista o a hacerla mayor. Tú eliges.

Puedes descargar y compartir la guía desde aquí.


María S. Martín Barranco
Taller Comprensión de la Violencia de Género para medios



Comentarios