viernes, 13 de noviembre de 2015

No todos los hombres y violencia machista


Hace unos días se presentaba un estudio elaborado por el Ayuntamiento de Málaga y, me temo, extrapolable a casi cualquier país occidental que reflejaba la permisividad y tolerancia de los hombres ante la violencia machista: casi la mitad (47.2%) no actuaría si un amigo estuviera maltratando a su pareja.

Tampoco nos contaban nada nuevo, hemos visto campos de fútbol con docenas de miles de hombres vitoreando a un maltratador condenado sin que a nadie, excepto a las feministas, se nos moviera una ceja: "No fue tu culpa, era una puta, lo hiciste bien". Y cuando otro hombre lo llama por su nombre, cargan contra él en lugar de contra el maltratador o los que hacen apología de la violencia machista. Y sí, eran ultras, pero ¿qué hacían los que no lo eran? callar y consentir. Comisión por omisión. Complicidad.


Concejales, concejalas, alcaldes y alcaldesas, diputad@s, ministros se permiten hacer declaraciones machistas de todo pelaje sin que sea una causa inmediata de baja en sus partidos; sin una ley que inhabilite de forma permanente para cualquier cargo público no ya a machistas confesos sino a maltratadores con condena.

Tampoco pasa nada cuando columnistas desacreditan al feminismo, justifican a los maltratadores, repiten como loros mitos del machismo y dan por ciertas todas y cada una de las falacias que el neomachismo se encarga de propagar a los cuatro vientos. Y no pongo enlaces porque no  me da la gana de generar ni una sola visita a sus infames espacios virtuales.

Sin embargo, ante cada declaración feminista en contra de la #violenciamachista siempre aparece alguien (hombre o mujer, tanto da un sistema machista nos hace machistas por defecto a unas y otros) diciendo: "no todos los hombres son maltratadores", "criminalizáis a todos los hombres", "las mujeres también maltratan", "las mujeres también matan". Para estas dos últimas frases, tan manidas, ya escribí entradas al blog hace mucho. Aún siguen frescas como el primer día y recibiendo insultos a diario, prueba de que eran necesarias.


Hoy os traslado la pregunta que siempre me asalta cuando oigo el "no todos los hombres": 
¿Por qué cuando se habla de maltratadores siempre dice alguien que criminalizamos a todos los hombres? ¿Es que creen que todos lo son? 
Porque desde el #feminismo (los feminismos) tenemos muy claro que no es así.  Como yo tengo muy claro que los hombres que no son maltratadores jamás se dan por aludidos, ni se indignan cuando señalamos a sus congéneres abusadores con el dedo. Los hombres que quieren eliminar el machismo que arrastramos por educación no se sienten atacados cuando les señalas su machismo, preguntan ¿cómo puedo corregirlo? Y lo intentan. Los hombres que están contra el #terrorismomachista nunca desvían el tema hacia otras violencias, porque son conscientes de que trabajar contra una no es estar a favor de las demás, sino enfocar la situación. Los hombres que quieren una sociedad libre de violencia contra las mujeres no necesitan cambiar el nombre al feminismo ni decidir qué es, se permiten adentrarse en él y conocerlo. 

Maltratador no es igual a "hombres". Patriarcado no es igual a hombres. Machismo no es igual a hombres. 

Por eso queremos hombres a nuestro lado. Por eso tenemos hombres a nuestro lado. Por eso, cuando hablo de esos hombres no me refiero a todos los hombres, sino a los que nos quieren vivas. Como cuando me refiero a los maltratadores no me refiero a todos los hombres, sino a los que nos quieren esclavas, o muertas.

Pues todavía hay quienes no se enteran.

María S. Martín Barranco
@generoenaccion