Padeces LGTBIfobia y no lo sabes si...

Aunque parezca difícil de creer en el año 2015 hay aún 22 países del mundo en los que las personas homosexuales, bisexuales, intersexuales y transexuales son castigadas en alguna forma.  Desde multas, hasta la pena de muerte en 7 de ellos. Son países enfermos de homofobia, de tansfobia, de LGTBIfobia.



Dice el diccionario de la RAE que homofobia (pretender encontrar LGTBIfobia en un diccionario claramente homófobo es ciencia-ficción) es “aversión obsesiva hacia las personas homosexuales. Como siempre que se usa el DRAE hacen falta más búsquedas para entender la definición. 

Les ruego por tanto que me acompañen para saber qué es aversión y cuándo se considera obsesiva. Después buscaremos qué es homosexual y podremos entender. O al menos eso espero, porque un diccionario machista y obsoleto por más que se haya actualizado hace un año, bien puede dejar traslucir la homofobia de la sociedad. 

Comencemos el periplo:

Aversión: Rechazo o repugnancia frente a alguien o algo.
Obsesivo/va: Perteneciente o relativo a la obsesión. 
Obsesión: 1. f. Perturbación anímica producida por una idea fija. 2. f. Idea que con tenaz persistencia asalta la mente.
Homosexual: Dicho de una persona: Con tendencia a la homosexualidad. 2. adj. Dicho de una relación erótica: Que tiene lugar entre individuos del mismo sexo. 3. adj. Perteneciente o relativo a la homosexualidad.
Homosexualidad: 1. Inclinación hacia la relación erótica con individuos del mismo sexo.2. f. Práctica de dicha relación.

No voy a entrar en un bucle infinito de definición en definición. Tan solo quiero adentrarme en los entresijos de una palabra que manejamos con ligereza y desconocimiento parecidos. 

Si completamos, pues, la primera definición con las posteriores, podríamos decir (siempre según el Diccionario de la Real Academia) que homofobia es el rechazo o repugnancia que nos perturba anímicamente hacia las personas que tienen una inclinación erótica con individuos del mismo sexo.

Como en una enfermedad física, esos países que castigan la libertad sexual son solo el síntoma de una enfermedad que cualquiera puede sufrir en estado latente. 



Estoy segura de que con el diccionario en la mano no tenemos ningún tipo de aversión obsesiva hacia las personas homosexuales. ¿A que no? Pero ¿hay algún otro signo que denote que discriminamos a las personas homosexuales, bisexuales, transexuales o intersexuales? Hagamos un repaso:


  • ¿Aceptarías con naturalidad la atracción hacia una persona del mismo sexo? Sí/ No
  • ¿Te avergonzarías si tuvieras una hermana o un hermano homosexual? Sí/ No
  • ¿Aceptarías que tu pare o tu madre entablaran una relación con una persona de su mismo sexo? Sí/ No
  • ¿Te importaría que tus hijas o hijos tuvieran amistades con chicas o chicos homosexuales? Sí/ No
  • ¿Crees que la homosexualidad, bisexualidad, transexualidad, intersexualidad es una enfermedad o una rareza biológica? Sí/ No
  • ¿Crees que la homosexualidad, bisexualidad, transexualidad es antinatural? Sí/ No
  • Si tuvieras un sueño erótico con una persona del mismo sexo ¿lo contarías? Sí/ No
  • ¿Te sientes violentado por ver a una pareja homosexual tener muestras de cariño en público? Sí/ No
  • ¿Las parejas homosexuales o transexuales tienen derecho a casarse? Sí/ No
  • ¿Las parejas homosexuales o transexuales tienen derecho a tener o adoptar hij@s? Sí/ No
  • Si una persona de tu mismo sexo intenta un acercamiento sexual ¿reaccionarías igual que si lo hace una de otro sexo? Sí/ No
  • ¿Dejarías a tu hija al cuidado de una cuidadora lesbiana? ¿Y a tu hijo de un cuidador gay? Sí/ No
  • ¿Crees que es “peor” ser homosexual en alguno de los dos sexos normativos? Sí/ No
  • ¿Usas “puto”, “maricón”, “maricona”, “bollera”, “cachapera” o expresiones "a tomar por culo" y similares como insulto? Sí/ No
  • ¿Intervienes ante actitudes, situaciones o comentarios LGTBIfobos? Sí/ No


Cuenta tus SÍ y tus NO, si has sido capaz de responder con sinceridad y tendrás un diagnóstico aproxmado.

Porque, por más que el diccionario oficial no lo reconozca, la homofobia es también odiar. Despreciar o demostrar intolerancia hacia las conductas que te parece “sospechosas” de homosexualidad (los niños no lloran, no te comportes como una niña, eso es de maricones, arréglate que pareces lesbiana), es homofobia. Lo es insultar aunque lo escondas tras supuestas bromas. Es discriminar de forma manifiesta o sutil y, por supuesto, lo es agredir o atentar contra la vida. Es homofobia o transfobia callar. El silencio siempre es cómplice. 

Y tú ¿padeces LGTBIfobia?

María S. Martín Barranco
@generoenaccione

Comentarios