¿Feminicidios? Hay cosas más graves que atender



Las cosas que sí importan

«En el Edomex “hay cosas más graves que atender” que los feminicidios: gobierno mexiquense», reza el titular que leo en Proceso sin apenas dar crédito. Son palabras de Eruviel Ávila. 

Dado que ahora vivo a unos 10.000 kilómetros, no quiero pensar que un incompetente del calibre de alguien que dice eso pueda ser el gobernador de un Estado, así que corro a refrescar mi memoria y confirmar que realmente es el gobernador del Estado de México. Lo es.

Como no puedo dejarme llevar a conclusiones precipitadas por mi sensibilidad ante el tema, decido buscar en prensa qué hace este señor y cuándo lo hace. Qué son esas cosas más graves. Porque no quiero, a priori, lanzarme a escribir sin saber un poco más.

Acudo a Google y añado su nombre, pincho en los primeros enlaces. Tiene Twitter, lo busco. Hay un informe oficial de su gestión y también, en la propia página de su Gobierno, un listado de sus actividades diarias. ¿Las repasan conmigo?

Trayectoria profesional: Secretario del Ayuntamiento de Ecatepec de Morelos de 1994 a 1996. No empezamos bien, en esos años los feminicidios en la población no bajaron del puesto décimo ¡a nivel nacional! Ha sido presidente municipal de Ecatepec de Morelos en dos periodos, de 2003 a 2006 y de 2009 a 2012. En años como 2005, el municipio con mayor incidencia de feminicidios en el país es, adivinen, Ecatepec de Morelos con 49 casos. Desde 1999 a 2011 en todo el país se levantaron 32 mil actas de defunción por muertes violentas de mujeres y de esta cifra al Estado de México le corresponden 7 mil 749 casos.

Pienso para mí: «En fin, al menos sabe de qué se trata y si dice que hay cosas más graves, es que hay cosas más graves porque lleva en contacto directo con el problema 20 años».


Agenda a 1 de junio de 2014: vacía y sin actualizar desde septiembre de 2013. No deduciré que no tiene nada que hacer. Sigo investigando.

Twitter: en sus últimos tuits comparte una foto sobre el #DíaMundialsinTabaco, algunos consejos en caso de sismo, participa en la XXXII Asamblea General Ordinaria del Consejo Coordinador Empresarial, anuncia una inversión de Wallmart en Edomex, recuerda cuánto invertirá en México Wallmart, vuelve a contar su participación en asamblea ejecutiva Walmart, e informa de las posiciones avanzadas en #DoingBusiness . Adjunta foto con concesionarios de autopistas (una foto en la que, por cierto, no aparece ni una sola mujer, de 16 participantes). Sigo avanzando y solo habla del Banco Mundial y economía. Por fin llego a #MexiquensesMejorProtegidos. Un foro sobre trata ¿Protegidos? ¿Este señor sabe quiénes son casi exclusivamente víctimas de trata en su Estado, en su país y en América latina y en el mundo?

Parece que me puedo hacer una idea de por dónde van sus intereses, pero no quiero –todavía– formar un juicio para compartir. El juicio privado está bien formado y posiblemente tuviera consecuencias penales de ser puesto por escrito. 

Entre esos enlaces que Google proporcionaba veo que, con ocasión de la presentación de su primer informe de Gobierno, se utilizaron 1.500 elementos de diferentes grupos tácticos de la SSC y 600 policías de la policía municipal, que fueron distribuidos por el centro de la ciudad de Toluca y se complementaron con patrullajes del Ejército en el primer cuadro. Está claro que su seguridad y la de sus autoridades sí le parece un tema lo suficientemente grave.

En EDOMEX viven aproximadamente 7 millones 778 mil mujeres que no reciben los cuidados y vigilancia que se procura a sí mismo el autor de esas infames declaraciones. No contento con eso, quien tiene el mandato legal de garantizar una vida libre de violencia de las mujeres mexiquenses se permite relegarlas de sus prioridades. ¿Acaso cree que su labor sostiene al Estado de México más y mejor que esos casi ocho millones de mujeres? Eso no es solo pecar de soberbia, señor Ávila, sino también de ignorancia. 

¿De qué sirven las leyes si no se garantiza su cumplimiento? ¿De qué sirven 34 plazas de judicatura y 11 magistrados y magistradas con especialización en violencia de género si no disponen de la dotación económica y el apoyo policial y político necesarios para desarrollar su trabajo con eficacia? 


Quizás a este hombre, a este político al que tanto preocupan la economía y las empresas podríamos hablarle en un lenguaje que comprenda. ¿Qué sucedería si en su Estado en lo que va de administración se hubieran quemado, arrasado, dejado inoperativas, robado y expoliado más de 1,500 empresas (o aviones, o autopistas) y más de 600 hubieran desaparecido sin dejar rastro? ¿Lo consideraría hechos aislados o estimaría que su entidad tiene un problema de gravedad suficiente para investigarlo de forma separada e independiente con los mecanismos legislativos existentes? ¿Hemos de pensar que preferiría no investigarlo para no echar tierra sobre sus ambiciones políticas? 

De sobra sabemos las mujeres feministas de la confusión, el desconocimiento y la falta de formación de muchas personas cuando hablamos de género, de igualdad, de violencia machista o de feminicidios. A veces, es comprensible. Otras, cuando parte de quienes tienen la representación de la ciudadanía, es inexcusable. Establecer prioridades con acierto es la obligación de cualquier persona con responsabilidades de Gobierno: olvidarlas y dejarlas de lado frente a intereses económicos y políticos es cómplice. Ignorarlas sistemáticamente durante 20 años, es culpable. Y creo que, dado que sus enlaces en las redes sociales son públicos deberíamos ir y decírselo. Porque nosotras sí sabemos hasta qué punto nuestras vidas son importantes y su valor no es el que le dé un politicucho cualquiera.



María S. Martín Barranco
@generoenaccion
Artículo publicado originalmente en Nº 9 Revista AMAM

Comentarios