miércoles, 26 de septiembre de 2012

III Concurso Internacional de Microrrelatos contra la Violencia de Género


Con la intención de conmemorar el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, el Proyecto DeSgenerad@s convoca su III Concurso Internacional de Microrrelatos.
Este evento se enmarca dentro de los objetivos generales que persigue el Proyecto al resaltar la importancia de aplicar la perspectiva de género a la creación literaria.
La convocatoria se regulará conforme a las siguientes 
Bases de participación 2012
1.   Tema. El microrrelato debe abordar el tema de la Violencia de Género desde cualquier perspectiva y siempre desde un punto de vista literario. Se valorará positivamente el uso del lenguaje inclusivo.
2. Participantes. Podrá participar cualquier persona mayor de edad independientemente de su nacionalidad y/o país de residencia.
3.   Obras. Se podrá presentar únicamente UN MICRORRELATO por participante.  Las obras tendrán una extensión máxima de 100 palabras (sin contar el título). No se admitirán relatos fuera de estos parámetros.
4.    Forma de presentación. Las obras se presentarán a través del siguiente Formulario de Inscripción.
5.  Plazos de admisión. El plazo de admisión finalizará el 25 de noviembre de 2012 a las 00:00 horas GMT.
6.   Jurado. Un jurado designado al efecto será el encargado de elegir el microrrelato ganador y finalista. Su composición se hará pública el mismo día de la emisión del fallo.  Igualmente, todos los microrrelatos presentados a concurso serán publicados en la página de Facebook del Proyecto DeSgenerad@s —bajo pseudónimo— al día siguiente de la finalización del plazo de admisión. Se abrirá un proceso de votación popular a través de dicha página para elegir el microrrelato ganador que será considerado como 2 finalista del concurso.
7.  Premio. El premio para la persona ganadora consistirá en una beca por un valor de 150€ para la realización de un Taller online de tres meses de duración impartido porTaller de Cuentos DeSgenerados a través de su Plataforma Virtual de Formación.
8.  Fallo del Jurado. El fallo del jurado se hará público el 10 de diciembre de 2012  coincidiendo con el Día Internacional de los Derechos Humanos y será difundido por elProyecto DeSgenerad@s a en su página web y a través de las redes sociales.

Aquí se pueden consultar y descargar las bases completas del Concurso.

viernes, 21 de septiembre de 2012

Informe del Observatorio contra la Violencia Doméstica

Los datos que desmontan las teorías Neomachistas y los mitos contra la Violencia de Género

Informe del Observatorio contra la Violencia Doméstica

jueves, 13 de septiembre de 2012

Sobre la retirada de la Petición de destitución de Carlos Castresana- La perversión de la buena fe



Hace dos meses, el 5 de julio, estallaba en las redes sociales  y el activismo pro-derechos humanos la bomba de la detención en extrañas circunstancias de una aguerrida periodista mexicana de la que supe durante el tiempo que viví en México: Sanjuana Martínez.

Aunque las partes afirman no haber recibido ningún tipo de solicitud de mi parte, intenté ponerme en contacto a través de direcciones de correo electrónico encontradas en la red,  con el señor Castresana y con la señora Martínez para contrastar las informaciones.

Todas mis fuentes para calibrar si los contenidos de la noticia podían ser ciertos parecían apoyar esta posibilidad: Reporteros sin Fronteras, múltiples noticias de irregularidades de la labor de Castresana y el conocimiento directo de aquél país y la facilidad con la que, lamentablemente, se aceptan determinadas corruptelas me reafirmaron en la certeza del contenido de las informaciones de los medios, a los que siempre pongo en duda como primera opción.

Sin respuesta directa, pero conocida la versión de Sanjuana Matínez a través de su blog y alarmada por una información, para mí, digna de credibilidad por aparecer en numerosos medios, tanto en España como en México, inicié una petición virtual en Change.org solicitando del Ministerio de Justicia español  la destitución de Carlos Castresana como Fiscal en España.

El contenido exacto de la petición de destitución de Carlos Castresana, era este:

Expulsión o cese del Fiscal Carlos Castresana
Carlos Castresana Fernández, fiscal del Tribunal Supremo en España está acusado por violencia familiar en México, con una orden de restricción (similar a nuestra orden de alejamiento) que incumple sistemáticamente y ante testigos demostrando un desapego absoluto por el cumplimiento de la Justicia incompatible con su cargo.
Sin embargo, en España, este señor es conferenciante y supuesto especialista en violencia de género mientras usa, en el país hermano, para defenderse a los abogados de los más famosos narcos. 
Esta información es de domino público, como público es el trabajo que desempeña. La Justicia en España necesita levantar la alfombra, lo demás es mirar la paja en ojo ajeno porque nuestras vigas nos han cegados los dos ojos.”

El día 12 de septiembre recibí, junto a documentación que podría demostrar sus palabras de ser auténtica, una solicitud del señor Castresana para retirar de Cange.org esa solicitud por falsedad o inexactitud de los datos contenidos en ella. Transcribo, con permiso expreso del sr. Castresana el contenido íntegro:

Información falsa. petición destitución 
Estimada María :
Hace aproximadamente dos meses inició Vd. una recogida de firmas en Change.org para solicitar mi destitución como Fiscal del Tribunal Supremo. La información en que se basa su petición es completamente falsa.
En ella dice Vd. que soy un maltratador sujeto a una orden de restricción, y que estoy violando sistemáticamente esa orden acercándome a mis hijos a pesar de tenerlo prohibido. Es mentira. Tal orden no existe, no ha existido nunca. Y por supuesto, no soy ni he sido nunca un maltratador.
Muy al contrario, lo que existe es un Acuerdo suscrito por mi esposa y por mí, aprobado por la Juez en Monterrey, México, el 30 de Marzo de 2012 que establece un régimen de visitas de dos días a la semana entre mis hijos y yo. El Acuerdo ha sido violado sistemáticamente por mi esposa, periodista mexicana, que ha rehusado presentar los niños a las visitas y a las evaluaciones psicológicas.
Después de varios requerimientos y apercibimientos desatendidos, de la ratificación por los psicólogos de la conveniencia y necesidad de las visitas, una multa y 16 desobediencias, el Juzgado ordenó su arresto administrativo el 5 de julio de 2012. Como respuesta, mi esposa distribuyó a través de los medios y de internet la información falsa de la que extrae Vd. su equivocada petición.
A la fecha, las desobediencias son 27.
El Acuerdo estableciendo el derecho de visitas para mis hijos y para mí, y la Orden de arresto de mi esposa reseñando las 16 desobediencias, están a su disposición. Puedo enviárselas a la dirección de email que me indique.
La Orden de restricción, como le digo, no existe.
Le ruego retire su petición.
Carlos Castresana Fernández.”

Tras esta solicitud cerré la petición de firmas, enviando el siguiente mensaje a todas las personas firmantes:

“Estimadas y estimados.
He recibido una solicitud directa de Don Carlos Castresana para que esta recogida de firmas sea retirada porque los datos aparecidos en prensa respecto a su persona reflejados en esta petición no son exactos.
Dado que adjunta información que corrobora sus palabras y que la otra parte no ha respondido a mis peticiones de comparación o confirmación de dichos datos, he decidido acceder a la solicitud.
Tanto si la información aparecida en los medios de España y México es realmente falsa como si es verdadera, el llamado a la reflexión sobre el papel de los medios es urgente.
Continuaré siguiendo esta noticia y todas las novedades estarán disponibles en http://www.facebook.com/pages/Especialista-en-Igualdad/215382591859172
Agradezco a las mujeres y hombres que han apoyado esta firma su lucha por un mundo más justo.
Con todo mi agradecimiento, un abrazo y mis disculpas.
María Martín“

Tras ella representantes legales de la sra. Martínez me han remitido información para contrastar la veracidad de las informaciones de los medios y, por extensión, de los motivos de la solicitud. Parecen tan auténtico como los documentos en sentido contrario de la otra parte.

Mientras, numerosas organizaciones que habían apoyado la “Petición de destitución” se han puesto en contacto conmigo en estas escasas 12 horas para rogar su reapertura. En la misma fecha, un grupo de Madres de Juárez emiten un comunicado de apoyo al Fiscal.

Ni puedo ni quiero convertirme en representante de ninguna de las partes en conflicto. Quienes trabajamos con maltratadores a diario, sabemos de lo coherente de sus versiones; también la posibilidad, mínima estadísticamente, de que una denuncia pueda no ajustarse a los hechos. Las trayectorias vitales de las partes están ahí y yo no soy quién para juzgar, deberán hacerlo los Tribunales.

Ahora, la sombra de la duda planea sobre mi ánimo. Me siento manipulada y no sé bien por quién ni para qué. ¿He sido transmisora de una mentira? En conciencia, no lo creo. Los hechos son que no lo sé.
Hasta el día de hoy 13 de septiembre, uno después de haber cerrado la petición a solicitud del señor Castresana, no había sabido que mi “Petición de destitución” había tenido eco en los medios internacionales ni que personas de importancia relevante habían rubricado la misma.

Fue, exclusivamente, un acto de buena voluntad. Hoy la perversión de la buena fe ha sido demostrada de nuevo. Una sola persona o un puñado de ellas (pues en el momento del cierre apenas 400 personas habían considerado la cusa digna de atención), con voluntad, pueden cambiar el mundo para bien, y para mal. Yo actué en conciencia y volvería a actuar del mismo modo.

Ni “Especialista en Igualdad” la página por los derechos de las mujeres en la que coordino un equipo de personas voluntarias que asesora y forma en género desinteresadamente, ni nadie entre mis compañeras y compañeros de la misma son en absoluto responsables de la “Petición de destitución” ni de mis opiniones que, tal y como se expresa en Change.org han sido vertidas bajo mi nombre e identidad reales.
Deseo que esta sea la primera y última vez que me convierto en mediadora involuntaria de un asunto lo suficientemente delicado e importante como para que sea resuelto a la mayor brevedad por los Tribunales de Justicia.

Asumo cualquier responsabilidad penal y moral que de ese acto pueda derivar. No espero menos del señor Castresana y los medios que publicaron las noticas.

Muchas gracias a todas las personas que firmaron y a las que hayan tenido la paciencia de leer hasta el final.

María Martín.
Consultora e investigadora en Género.
especialistaenigualdad@gmail.com

jueves, 6 de septiembre de 2012

¿Por qué no se se suicidan antes?




Entre las personas de bien, al escuchar las noticias de un nuevo caso de terrorismo machista en el que una mujer ha resultado muerta y su asesino se ha suicidado o ha intentado hacerlo (como en cualesquiera de los casos capturados de una búsqueda en Google) la pregunta más habitual es esa ¿Y por qué no se ha suicidado antes? lo siguiente suele ser un insulto.

Lo dramático tras la muerte de cada una de esas mujeres por violencia de género, no es que la pregunta se repita o no, es que la respuesta es conocida pero los medios de comunicación están más entretenidos en preguntarle a la vecina del quinto que en colaborar a erradicar la "lacra social" (detesto lo que se ha convertido ya en frase hecha para referirse a la violencia contra las mujeres, en cuanto no quedan adjetivos vamos por el mal camino del estereotipo).

Hace años que Andrés Montero Gómez (Presidente de la Sociedad Española de PSicología) lo explicó muy acertadamente en un extraordinario artículo para "El Correo" que yo recupero a través de Mujeres en red.

No lo transcribiré completo pero sí dejaré algunas de sus aclaraciones más significativas:


"Si tuviera que establecer una hipótesis sobre por qué algunos agresores se suicidan tras asesinar a una mujer, me basaría en lo que sustenta la violencia machista: la dominación. Casi todos los agresores matan a la mujer después de que ella haya decidido abandonarles. Es la pérdida de control lo que precipita el asesinato, y también el suicidio posterior. En violencias sistemáticas, el agresor machista ha construido su universo vital prácticamente alrededor de la dominación traumática de una mujer. Cuando es prolongado, el sometimiento de otro ser humano acaba convirtiéndose en el centro de la vida del agresor, es el referente que le otorga significado primordial a su existencia. Cuando desaparece ese centro, la vida pierde sentido para el torturador"

Por eso, porque la respuesta es sabida pero no se hace saber, quiero lanzar un llamamiento a los medios para que empleen esos carísimos segundos de pantalla en crear una información seria que contribuya a la formación y la comprensión del problema de la violencia machista, del mismo modo que ayudaron o se encargaron casi en exclusiva de su visibilización tras el asesinato de Ana Orantes.

No hacen falta horas de análisis, porque es sencillo: 

"Si tuviéramos que plantearlo en general, el agresor de mujeres se suicida porque su vida ha dejado de tener sentido. El sentido de la vida de estos agresores era dominar a una mujer, hacerlo día a día. La ideología de dominación que origina y mantiene la violencia machista hacia la mujer también explica el suicidio de los agresores. Asesinan por machismo y se suicidan por él. No se sorprendan, Hitler también se suicidó ante la pérdida de su mundo de totalitarismo fanático, no porque pensara que estaba equivocado o temiera ningún juicio. El suicidio machista es una expresión más de la violencia hacia la mujer"

Sin los medios de comunicación el rechazo social y los avances legales de los que disfruta (por ahora) España no habrían sido posibles. Ahora queda por establecer como norma el tratamiento óptimo de la noticia: no mencionar el alcohol o las drogas, no dar importancia a la nacionalidad, ocultar la privacidad de la familia de la víctima, nombrar al asesino si ha confesado...

Por favor, tomen conciencia desde los medios de que sin su colaboración el terrorismo machista no llegará a ser erradicado. Tomemos conciencia de que sin nuestra repulsa, sin nuestra exigencia de una información escrupulosa, informada y certera cada mujer asesinada no será una víctima, solo será un número en una lista ya demasiado larga. Solo será "otra más".