viernes, 18 de mayo de 2012

Carta abierta al Foro de Hombres por la Igualdad


Carta abierta al Foro de Hombres por la Igualdad, en respuesta a sus exigencias a la Junta de Andalucía.

   Lamento decirles, queridos, que la carta remitida al Presidente de Andalucía me parece profundamente machista. 

  Da por hecho que el feminismo y las políticas feministas son incapaces de aspirar a la universalidad si en ellas no hay hombres, lo que es mucho suponer: sí participan, siempre (puesto que no hay un solo ámbito de decisión política en este país donde hombres no tengan la palabra). 

  También creo demasiado aventurado dar por cosa cierta que el "retroceso electoral de la izquierda" (que no ha sido tal porque la izquierda ha aumentado, solo ha habido retroceso del PSOE que no es ni mucho menos toda la izquierda)sea por una percepción errónea de cierto sector neomachista (que casi en ningún caso vota izquierda como muy bien deben saber). Decir además que esa percepción pueda ser equivocada o no en lugar de aclarar taxativamente que las políticas de igualdad no perjudican a nadie, sino que benefician al conjunto de la sociedad es quedarse en una ambigüedad muy peligrosa, cercana a aquella actitud infantil de "tirar la piedra y esconder la mano". 

  Continúan afirmando del "Plan Estratégico que no aspira a promover el cambio de los hombres, ni a favorecer su inclusión en los espacios o profesiones en los que están infrarrepresentados, ni muestra voluntad por atender sus necesidades específicas": todas las políticas de igualdad aspiran al cambio de los hombres, otra cosa es que sea en el modo que ustedes (su grupo) prefiere, ese párrafo parece olvidar que la supuesta infrarrepresentación masculina de la que habla no ha sido por exclusión expresa a lo largo de los siglos como es el caso de la femenina y parece hacer equivalentes sus mínimas (cuantitativa y cualitativamente hablando) discriminaciones a las femeninas: masivas, seculares y universales. 

  Por último, de ese desafortunado texto se desprende una idea falsa, perversa y muy perjudicial para los intereses de la Igualdad: que lo que hasta ahora se ha hecho por la Igualdad se ha hecho en beneficio de las mujeres sin pensar en los hombres y sin contar con ellos y que las desigualdades de unos y otras son las mismas o con las mismas consecuencias. 

  Por supuesto que la Igualdad sin los hombres no puede alcanzarse nunca, pero no creo que volver al pensamiento binario de "políticas de hombres" por un lado y "políticas de mujeres" por otro sea un avance sino un retroceso enorme.  Es volver al punto de las políticas específicas y alejarse de la estrategia dual que beneficia a la sociedad porque la hace más justa, más solidaria y mejor. 

  Hay mucho modos de reivindicar acciones, y poner a las políticas de igualdad de la (casi) única Comunidad autónoma que no las elimina no me parece la más acertada. Aquí no hay buenos y malas. Ni malos y buenas. Hasta que no veamos a personas persiguiendo unidas un objetivo común todo quedará en una (otra) manera de arrimar el ascua a la sardina.